De generación en generación de mujeres que bailan y sufren por amor. Danza Africana, Flamenco, Pina Bausch, ballet acuatico, Ballet Rousses, danza clásica. Amores en danza cuenta historias en prosa, viñetas, y esquelas.

Anuncios

Edición limitada de Amores en Danza, Mala Praxis Ediciones mini libro de artista con viñetas.
Libro de bolsillo, relatos abreviados parte de un proyecto de novela gráfica extendida de pronta aparición.Hasta diciembre compra directa a los artistas, en la costa a Muriel Frega, en Capital a Javier Confuso, $ 150 encuadernacion artesanal, tapa rígida entelada. Historias de generaciones de bailarinas que sufren por amor. Ilustró Muriel Frega- Textos Javier Barrera
http://murielfrega.blogspot.com.ar/
http://www.murielfrega.com.ar/
BrujCap5.jpgLibr.jpg



¿Para qué correr bajo una lluvia en los monzones?, igual te vas a mojar, son breves, y hasta apaciguan el calor infernal.

Vuelvo de una noche de bares en la playa, apabullante, demasiada información visual y huyendo de reuniones de turistas borrachos.

Me separan solamente cuatro cuadras desde el mar hasta el lugar donde duermo. Pero me pierdo entre subidas, bajadas, callejones secretos y ofertas de thai massage; esto último, inevitable. Sé que me tardaré al menos treinta minutos. Lo tomo con calma. Cuando llego, empapado, el cuarto está vacío; aún es temprano, el resto de los “rooms mates”continuarán en alguna fiesta.

Bajo las escaleras y me quedo sentado en un peldaño a el resguardo de la lluvia, ya no es tan intensa, enciendo un cigarrillo.

En frente hay un local de luz roja, el resto es oscuridad. Se acerca una figura que no consigo distinguir.  El tono y la actitud, lo dicen todo.”Thai Massage?”, pregunta. Me disculpo, le explico que simplemente estoy fumando el último cigarro, ya voy a dormir, automáticamente ella también me pide perdón (tiene prohibido ofrecer sus servicios en mi hotel) “por favor, me pide no cuentes a la recepción que ofrecí mis servicios”. Le respondo que no se preocupe; me presento y ella toma coraje “me llamo Chang”, un poco más calmada, le doy la mano y alcanzo a distinguir su cara, es de cuerpo pequeño, pero a mi parecer debe de tener al menos cuarenta y cinco años, le cuento que soy de Argentina, ella asiste con la cabeza, “cerca de Italia”, pregunta. Dibujo en el barro un mapa y señalo donde queda aquel lugar, percibo que no tiene nociones de la distancia que nos separa.

Me cuenta que nació en Vietnam. Me cuenta como llegó hasta ahí, pero no estoy seguro de comprender del todo ¿Raptada, vendida?  Dice que se fué a los nueve años de su casa, habla de un peregrinaje por diferentes ciudades- A su tierra no quiere volver. Ojos hinchados de trasnoche y pasado.

Luego se entusiasma al ver el amuleto que tengo colgado en mi pecho, se trata de una representación del buda con los ojos tapados, una imagen que desde llegué a este país no dejó de inquietarme, cuando lo encontré en un templo en Chiang Rai, no dudé en comprarlo. Ella también practica el budismo, en estas islas donde ésto no es común, de influencia taoista.

Algo de esta religión no deja de asombrarme, mendigos, ricos, putas, trasgéneros, comerciantes ricos, casi todos, abrazan esa filosofía y a los ojos de los monjes son todos iguales, reparten “bendiciones” en los templos con equidad.

Hablamos del colgante, que al parecer además de su significado tiene cierto valor monetario, “te alejarás de los placeres que muestran tus ojos” pregunta, o algo por el estilo. Le respondo que no lo sé. Luego cambia de tema, me agradece por tratarla por respeto, “Muchos “extranjeros”, en mis masajes, me golpean y jamás preguntan mi nombre”. “Tengo una hija, ella está en la ciudad, con una prima, le envío dinero, aún es pequeña, va a una escuela” me cuenta con orgullo. Es por eso qué tan tarde estás trabajando?: mi desubicada pregunta, “no sé hacer otra cosa” me responde ” ya estoy vieja, casi treinta”, agrega, pero soy buena haciendo masajes, “de los de verdad”, me dice “mañana te ofrezco uno, no voy a cobrarte, no sexual”, pocos hombres me honran con una conversación y me escuchan. Al día siguiente por la mañana parto hacia Bangkok,  a retomar mi viaje, pero no se lo digo, prometo que iré. La saludo, le beso la mano, y me inclino hacia ella en actitud de respeto. Ella deja caer una lágrima, en un rostro inmutable.blade


Relato de ruta

24Dic15

Un viaje mas

Rumbo a Chumphon, la temperatura que te envuelve es siempre la misma, una mezcla de baño turco y cama solar. El avión tiene pintando un pico de ave en la punta de la cabina del piloto, el tamaño es un poco más grande que un bus de línea.  Por estos lados, se accede caminando hasta la escalera del avión. Miro las hélices y pienso si llegaré a destino.

Luego de volar entre pozos de aire y a muy baja altura, me encuentro a media noche en un aeropuerto en el medio de la selva tropical, ventanillas cerradas, último vuelo que llega a la ciudad. Pregunto ingenuamente si puedo caminar hasta el centro de la ciudad, los empleados ríen se miran entre ellos y los ojos quedan como dos líneas finas. Pregunto por un remis, taxi?, se vuelven a reír, ya no hay nadie en el aeropuerto, en unos minutos se cerraran las puertas. Veo una camioneta en la puerta, pregunto dónde va, me responden que al hotel X, y es exclusivo para los huéspedes, rápidamente y con una sonrisa en mis labios respondo, justamente es al hotel que voy! La ciudad quedaba a mas de 20 Km del aeropuerto, selva de por medio.

En la recepción pregunto por un cuarto, acto seguido un  muchachito me lleva por un laberinto de escaleras, preguntándome si quiero un cuarto con calor o sin calor…sin palabras. Farfullé  room, not hot, quiet, cheap, please, two nigth.

Finalmente me ubican en un cuarto con un balconcito, y baño que da a un callejón donde las mujeres se ganan la vida nocturna, duermo.

Despierto luego del mediodía, camino por las calles polvorientas en busca de comida, empiezo a ver hombres vestidos de blanco y descalzos. Corriendo por una calle hacia una dirección, comienzo a seguirlos. Se organizan en una marcha, y los sigo desde la vereda, veo que algunos de ellos se auto latigan las espaldas, sangran y las camisetas blancas se tiñen. Cada tanto hay unos hombres gordos que azotan a quienes no poseen la herramienta adecuada, todos se dirigen a un gimnasio a algo parecido, a esta altura ya entendí que no es un congreso de artes marciales, pero aguardo afuera. Aparecen unas camionetas que en sus cajas llevan unas mujeres entronadas en sillones ornamentados maquilladas, solemnes, silenciosas, ni dignas ni amedrentadas, estatuas de carne entre hombres mancillados. No me atrevo a ingresar al gimnasio, (hoy no me apetece auto flagelarme), me conformo con comer unas brochettes de hongos blancos y delgados, picantes y a la vez suaves. Vuelvo al hotel, preguntándome  si mis improvisaciones turísticas son las correctas. Pido un trago Sex-Thai, tiene jengibre, no distingo el resto de los ingredientes, pero adormece. Sexo solo en mis sueños.ashurablood1


 

Performance realizada en el año 2012 “Identidad”  www.javierbarreraarte.wordpress.com pic sangreletr sangre-pote sangre escri sangrelertr SdTymjYdrBktqzYBJkDE_y-dBtl4JTkF8rkTVzoRJx4

 


http://www.concursodecomic.com.ar/ganadores.html

 

Felizmente hemos salido ganadores con la dibujante Muriel Frega

Pueden visualizar parte del trabajo aquí…

1001077_10201486842234302_491811950_n